• +54 2945 450882
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • Comesebo andino (Phrygilus gayi)

    A este amberízido de unos 16 cm, se lo puede ver en los alrededores de Esquel, sobre todo en las zonas con paisaje de estepa, como en las cercanías de las lagunas Caradogh o la Zeta. Dentro del ejido urbano es más frecuente el comesebo patagónico (Phrygilus patagonicus), ya que este último prefiere el ambiente de bosque y sus bordes. Ambos comesebos son parecidos, fundamentalmente se diferencian porque el comesebo andino tiene toda la zona caudal blanca, incluso la parte inferior del abdomen por delante de las patas, la parte superior del pico (maxila) es obscura, y el lomo amarillento es del mismo color que los flancos y el abdomen. El comesebo patagónico, en cambio, tiene blanca solo la porción posterior del sector caudal, todo el pico de del mismo color, marfil claro con una leve tonalidad celeste, y el dorso acanelado, más oscuro que los flancos. La hembra del comesebo andino presenta dos líneas gruesas de color negro en el cuello y, el dorso, pecho y flacos son acanelados. Se alimenta principalmente de semillas, pero también consume frutos e invertebrados. El nido tiene forma de semiesfera y lo construye con fibras vegetales tapizadas de pelo; generalmente esta ubicado en cavidades o plantas a mediana o baja altura. Pone tres a cuatro huevos celeste verdosos, con manchas marrones.

  • Halconcito colorado (Falco sparverius)

    Es el halcón más común de la Argentina, y habita todo tipo de ambientes. Es uno de los más pequeños, ya que mide tan solo 25 cm, pero sus colores son muy llamativos. El macho presenta manchas oscuras redondeadas en el pecho, y su lomo es más rojizo que el de la hembra, cuyo pecho es jaspeado. Tiene alas puntiagudas y vuela cambiando bruscamente de dirección. Se caracteriza por “halconear”, esto es, mantenerse durante cierto tiempo en el aire en un mismo lugar, aleteando vigorosamente, mientras localiza sus presas en el suelo, sobre las que se abalanza para capturarlas. Se alimenta de roedores, insectos, reptiles, y a veces de otros pájaros. No construye nido, y pone hasta cinco huevos de color beige con machas rojizas, en huecos ubicados tanto en árboles, como en barrancas o construcciones humanas.

  • Tordo patagónico (Cuareus curaeus)

    Este furnárido de unos 20 cm habita ambientes húmedos, tales como la orilla del mar, lagos, ríos y arroyos. Sin embargo, no es raro verla en jardines del ejido urbano en Esquel. Durante la época reproductiva levanta sus alas mientras emite su fuerte canto. Se alimenta fundamentalmente de insectos, otros invertebrados, e incluso brotes de plantas. Nidifica en cavidades y pone hasta tres huevos de color blanco sobre un colchón de pastos y plumas.

  • Remolinera araucana (Cinclodes patagonicus)

    Este furnárido de unos 20 cm habita ambientes húmedos, tales como la orilla del mar, lagos, ríos y arroyos. Sin embargo, no es raro verla en jardines del ejido urbano en Esquel. Durante la época reproductiva levanta sus alas mientras emite su fuerte canto. Se alimenta fundamentalmente de insectos, otros invertebrados, e incluso brotes de plantas. Nidifica en cavidades y pone hasta tres huevos de color blanco sobre un colchón de pastos y plumas.

  • Coludito cola negra (Leptasthenura aegithaloides)

    A este pequeño furnárido de unos 16 cm se lo encuentra en toda la Patagonia y el centro- oeste de Argentina. En Esquel suele vérselo, aunque tiende a pasar desapercibido dado que generalmente se mantiene oculto entre las plantas, es muy inquieto y sus colores son discretos. Los individuos de distinto sexo no presentan diferencias. Se alimenta de insectos, arañas y pequeños invertebrados. Construye su nido en forma de taza en huecos de árboles, barrancas, entre las rocas, y en nidos abandonados de otras aves. Pone hasta cuatro huevos blancos.

  • Este emberízido de unos 15 cm, a pesar de estar presente en toda la Patagonia y el oeste del país, es poco conocido por quienes no son aficionados a las aves. Si bien no habita zonas urbanizadas, está presente en los alrededores de Esquel, en lugares tan cercanos como la palestra y el entorno de la laguna Caradogh. La hembra tiene el lomo marrón, la parte inferior gris clara con estrías negras, la mejilla marrón, el malar blanco y el pico rosado. Suele mostrarse posándose en la parte superior de los arbustos, a menudo vocalizando su particular canto metálico. Se alimenta fundamentalmente de semillas y anida en los arbustos construyendo con ramas un nido en forma de taza, al que tapiza con plumas y elementos vegetales suaves. Pone entre 2 y 3 huevos verde claros con manchas marrones y grises.

  • Este tiránido de tan solo 10 cm es uno de los pájaros más vistosos de Argentina. Presenta siete colores bien definidos: amarillo, negro, blanco, azul, verde, rojo y marrón; este último en la nuca.  Habita los juncales de las lagunas y es fácil de ver por ser muy curioso. En la reserva Urbana laguna la Zeta de Esquel basta con acercarse al borde de los juncos y emitir algún ruido para que se acerque, sobre todo durante la temporada estival. Los juveniles son como un adulto en “blanco y negro”. Se alimenta fundamentalmente de insectos. Construye su nido en forma de taza profunda adherido a los juncos y pone tres huevos blanquecinos.

  • Carancho (Caracara plancus)

    Este falcónido, junto al chimango, probablemente son las aves rapaces más vistas en Argentina. Se lo encuentra prácticamente en todo tipo de ambientes. Tiene un notable tamaño dado que alcanza los 60 cm y su cabeza se caracteriza por dar la sensación de ser plana en su parte superior. Se alimenta fundamentalmente de animales muertos, pero también ataca aves y mamíferos indefensos y no desperdicia pequeños habitantes del suelo, tales como lagartijas e insectos. Construye su nido en árboles o barrancas utilizando ramas, y lo tapiza con materiales suaves como plumas, lana, pasto, etc. Pone unos 4 huevos de color beige claro, con manchas marrones y rojizas.

  • Calandria mora (Mimus patagonicus)

    La calandria es una de las aves más conocidas, y en la precordillera y estepa patagónica encontramos casi con exclusividad a la mora. En los alrededores de Esquel puede verse en los lugares más abiertos, tales como la palestra y las inmediaciones de la laguna Caradogh. Los juveniles presentan manchas en el pecho. Mide unos 22 cm y suele ser confiada y posarse en la parte superior de los arbustos. Parte de los ejemplares migran al centro-norte del país durante el invierno. Tiene un canto particular con varias notas e imita a otras aves. Se alimenta fundamentalmente de insectos, a los que espanta batiendo sus alas mientras camina por el suelo. Construye el nido con forma de plataforma dentro de los arbustos utilizando ramas, y pone hasta 5 huevos verdosos con manchas grises y rojas.