• +54 2945 416176
  • +54 9 2945 416176
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Chinchillón - Lagidium viscacia - Vizcacha serrana

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

En Piedra Parada

Es de tamaño mediano y cuerpo redondeado. La cabeza es corta y redondeada, los ojos son grandes y las orejas largas, en especial en los ejemplares del norte. El hocico posee vibrisas muy largas, duras, oscuras y dirigidas hacia abajo y atrás. Las patas anteriores son cortas, las posteriores son más largas y fuertes; todas las extremidades tienen 4 dedos. La cola es larga, dorsalmente está cubierta por pelos gruesos y largos, que en la punta forman una especie de pincel. El pelaje es denso y suave. La coloración varía ampliamente a lo largo de su distribución geográfica y con la altura, incluso también con la edad del animal. El color general puede ser gris claro, gris pardusco, ocre, crema o pardo oscuro y con frecuencia existe una línea dorsal oscura bien marcada. El vientre es más claro. La parte inferior de la cola es muy oscura, casi negra, igual que el pincel distal de pelos.


Distribución:

Sur de Perú, oeste y sur de Bolivia, norte y centro de Chile, hasta la X región y en el oeste de Argentina hasta el sur de la provincia de Chubut.

Fotos: baleroproducciones.ar tomadas en el Cañadón de la Buitrera Área Natural Protegida de Piedra Parada - Chubut

Hábitat:

Ambientes escarpados y rocosos, generalmente desérticos o con escasa vegetación. Hasta los 5000 metros de altura.


Costumbres:

Es de hábitos diurnos, con picos de actividad durante la mañana y las ultimas horas de la tarde. No hiberna y por lo tanto durante el invierno cuando las temperaturas son muy bajas y el alimento escaso, puede descender a menores alturas. Vive en grupos familiares, que pueden llegar a formar colonias muy numerosas. Cada familia, integrada por una pareja y sus hijos, usa su propio refugio natural, entre las grietas o rocas. De día es frecuente observarlo sentado inmóvil asoleándose. Tiene la costumbre de revolcarse sobre tierra suelta para limpiar el pelaje. Es muy ágil y diestro en sus desplazamientos; se mueve sin dificultad entre las rocas e incluso puede saltar de una cornisa a otra usando su cola como balancín. Utiliza diversos sonidos de contacto y emite silbidos agudos para avisar al grupo sobre un peligro. Cuando está en un sitio inaccesible, se siente confiado y permite que una persona se acerque hasta pocos metros. Se alimenta exclusivamente de vegetales, especialmente de gramíneas y arbustos; en menor proporción también consume musgos, líquenes y frutos.

Reproducción:

La reproducción ocurre entre la primavera y fines del verano. En condiciones ambientales favorables la hembra puede tener 2 o 3 camadas por año. Se estima que la gestación se extiende por 120 a 140 días; a su término la hembra da a luz una cría, rara vez 2, en el interior de una cueva. El recién nacido pesa unos 260 g, está bien desarrollado y es capaz de ingerir alimento sólido desde el primer día. La lactancia se extiende por 2 meses. Alcanza la madurez sexual entre los 7 y los 12 meses.

Situación poblacional: Aparentemente no presenta graves problemas de conservación, si bien algunas poblaciones tienen una distribución restringida y por lo tanto podrían verse amenazadas por alteraciones del hábitat. Su carne y piel son aprovechadas por pobladores locales. UICN: datos insuficientes. Argentina: vulnerable. Chile: en peligro crítico.

Grupos estructurales donde habita

Bosques altos: Vegetación con un estrato abierto o cerrado de especies arbóreas que superan una altura de dosel de 15 m.

Estepas: Vegetación con una superficie de suelo desnudo superior al 20 % e inferior al 60 %, un estrato abierto de leñosas de hasta 5 m. de altura presente o ausente, con especies perennes distanciadas no más de 2 veces su diámetro y vegetación herbácea xerofítica .

Matorrales: Vegetación densa de arbustos con un estrato superior cerrado de leñosas de hasta 5 m de altura.

Semidesiertos: Más del 60 % de la superficie de suelo desnudo, vegetación leñosa de más de 0,5 m. de altura ausente o dispersa.

Sin vegetación: Nula o casi nula cobertura vegetal.

Fuente: https://sib.gob.ar

Extraído de: Olga Vaccaro y Marcelo Canevari; con colaboración de Gustavo Carrizo.

Guía de Mamíferos del Sur de América del Sur. 1ª. Ed. – Buenos Aires: L.O.L.A., 2007. 424p.; 22 x 15 cm. ISBN 978-950-9725-81-2


Aves de la Patagonia